fbpx

Cultura SAI. Qué debemos saber de ellos?

  

Todos hemos dejado de tener suministro eléctrico, desde simples caídas de tensión a situaciones de falta de suministro de manera prolongada en el tiempo. Evidentemente, ante la falta de suministro los equipos informáticos se apagan y lo hacen de manera brusca, pudiendo provocar daños irreparables en las fuentes de alimentación de los dispositivos o lo que es peor en el caso de los PC’s y Servidores, en los discos duros.

El SAI, es un equipo que se instala entre la linea de entrada del proveedor del suministro eléctrico y los equipos que queremos salvaguardar.

Sin embargo, hay diversos problemas que pueden aparecer relacionados con el suministro eléctrico:

Cortes de tensión: Habitual cuando hay obras en los alrededores de nuestra ubicación. En ocasiones son comunicadas con previo aviso.

Subidas y bajadas de tensión: hay más corriente o menos que la que debería estar suministrándose realmente.

Picos o bajadas de tensión: Subidas o bajadas puntuales por irregularidades en el sistema.

Ruido: Variación en el voltaje de poca intensidad.

y cómo podemos suponer, no todos los SAI nos protegen igual ante estos tipos de problema, por lo que hay distintos tipos de SAI:

SAI OFFLINE: El más sencillo. No protege frente a variaciones de tensión, solo lo hace ante los cortes de suministro eléctrico y evidentemente no es el más recomendado.

 

SAI INTERACTIVO: El más habitual y comúnmente utilizado. Capaz de suministrar corriente cuando se produzca el problema de falta de suministro. Tiene filtro para reducir muchos de los problemas ocasionados por la subida y bajada de tensión, ruido…

SAI ONLINE: Es también capaz de convertir la corriente entrante en energía completamente limpia con lo que llamamos rectificador de corriente. Convierte la corriente alterna de la empresa suministradora en corriente continua y la vuelve a transformar en alterna, asegurando así el suministro deseado en todo momento. Habitualmente para ser instalados en Racks.

Por otro lado, hay SAI’s que permiten estar conectados a la red de datos mediante cable de red, esto le permite automáticamente poder apagar los equipos que se le indique ante un fallo eléctrico. Otros disponen de conexión mediante un cable USB para hacer lo propio, aunque el cambio es evidente ya que depende del equipo dónde se encuentre conectado ese servidor poder llevar a buen puerto su función y por último los hay que no permiten ningún tipo de conexión, por lo que ante un fallo eléctrico, deberemos apagar los equipos manualmente dentro del tiempo que nos dispone el SAI para ello… y de cuanto tiempo disponemos? La respuesta es la de siempre: Depende.

Y depende básicamente de la batería y de la carga que deba aguantar… lo que llamamos «autonomía». En términos más coloquiales, la batería está capacitada para aguantar cierta potencia durante cierto tiempo. Si el SAI está soportando su máxima carga (está aguantando lo máximo que puede), su autonomía estará en algo menos de 5 minutos, si está con muy poca carga, podrá suministrar corriente de la batería a esa carga durante aproximadamente 30 minutos (a tener en cuenta que estos datos son muy estándar y hay que ver las características del equipo en cuestión.

Por último, indicar que la potencia que es capaz de suministrar un SAI está referenciado habitualmente en un valor de medida no habitual: VA (Voltioamperios). El fabricante indicará en su hoja del producto los Watios correspondientes. Para dimensionarlo debidamente, hay que conocer la potencia que necesitamos y para ello, hay que conocer la potencia que consumen los equipos que conectaremos a él. Una ayuda: debemos contar que un PC consume aprox. 220 Watios y debemos dejar cierto margen de tolerancia y acabar contando 300 Watios. Hay que ver los equipos uno a uno y ver la carga total resultante, nuestros cálculos y el SAI seleccionado, determinarán nuestra autonomía.